Cinco razones por la que tu café sabe horrible

Delicioso café negro angulo cerrado

¿Te pasa que sin importar lo que hagas el café que preparas en tu casa no es tan bueno como el café que compras en tu cafetería favorita?

No hay ningún motivo que te impida realizar un café delicioso en tu casa al mismo nivel que el de tu cafetería favorita sin recurrir a un derroche de dinero innecesario. De hecho, podría ser incluso mejor. La mayoría de los cafeteros cometen al menos uno de los siguientes cinco errores que pueden corregirse con bastante facilidad.


1. Preparas el café con agua de grifo

Son pocos los lugares privilegiados con agua del grifo que tengan las especificaciones correctas para preparar café, en la mayoría de lugares el agua que sale de aquí no es la ideal para la preparación del café. Resulta que la composición química del agua tiene un gran impacto en el sabor final del café. Si tu agua es muy 'dura' lo más probable es que tu café tenga un sabor amargo. Si usas agua demasiado blanda entonces tu café tendrá un sabor débil y agrio. Lo más consistente y recomendado es comprar el agua destilada, aunque agua de manantial filtrada también es suficiente.


2. Utilizar el tamaño de molino incorrecto

A menos que estés preparando café turco, los restos de tierra no deben verse como lodo fangoso. La mayoría de los métodos de preparación de filtro necesitan un tamaño de molino medio sobre la consistencia de la sal kosher. Otra prueba es verificar los tiempos de extracción. Si el colado tarda más de un minuto y medio después de verter el agua, es probable que haya restos muy finos obstruyendo el colado.


​3. El agua no está lo suficientemente caliente

Un ejercicio común entre baristas es preparar dos tazas de café. Ambas realizadas bajo similares directrices solo con la variable de la temperatura del agua, casi siempre la más caliente es la que resulta identificada como más dulce y con más cuerpo. Por lo que es un factor muy determinante asegurarse que nuestra agua esté en un punto ideal al momento de preparar el café.


4. No medir las cantidades

Resulta que hoy preparas un café delicioso, al siguiente día resulta más amargo, al otro día demasiado fuerte. A muchas personas les sucede esto y terminan haciéndolo como algo habitual de su día a día "hoy no resulto muy bueno mañana le pongo un poco más de café molido" tremendo error. Hoy en día resulta bastante fácil medir las porciones que utilizamos para preparar nuestras bebidas, así que es aconsejable siempre llevar las medidas.


5. Usar un café malo

Así de simple, no importa que estés usando la cafetera más potente del mercado. Si usas un café malo para hacer café pues lo lógico es que consigas café malo. Igual en la actualidad muchas empresas están comercializando café con diferentes perfiles de sabor, por lo que es necesario que cada usuario busque el que más se adapte a sus gustos.



¿Interesado en probar diferentes cafés?

Pasa por nuestra tienda y mira las recomendaciones que tenemos para ti

Encuentra tu café ideal.

Prueba todas nuestras recomendaciones y danos tu opinión.

¡Más contenido que puede interesarte!

Síguenos

Suscribete y entérate de más


© 2020 Dark Box Coffee. All rights reserved